dioses

san isidro chichihuistán, chiapas, méxico

Era nuestro cuarto día en el Rancho Evergreen, un paraíso escondido entre las montañas en Chiapas. No había comunicación tecnológica alguna, ni señal de celular, ni internet, ni televisor. Sólo vivir el presente y contemplar lo que la naturaleza te da.

Esa última mañana Samuel nos llevó a las faldas del cerro para conocer sus caballos, los primeros rayos de sol comenzaban a filtrarse entre los árboles y pintaban de dorado el pastizal. Cuando llegamos al sitio no había ni uno solo, “¿y los caballos?” le pregunté. Sam puso los dedos sobre su boca y soltó un fuerte chiflido al aire, de pronto comenzaron a salir de entre los árboles y fueron hacia él, la escena era sorprendente: llegaron a besarlo y a llenarlo de muestras de cariño. “Tienes que hablarles con la mente si quieres estar entre ellos, se les habla en silencio y con el corazón”, me dijo.

De regreso a la cabaña, yo aún sorprendido por la escena, le pregunté:

-“Y para ti Samuel, ¿qué son los caballos?”.

– “Dioses…  son los dioses que viven con nosotros en la tierra.”

Samuel, un indio cherokee inmerso en el bosque chiapaneco.

San Isidro Chichihuistán, Chiapas, México. 2016. (Foto para la Revista México Desconocido).

Todd Clouser – guitarra/bajo
Jorge Servin – bateria

[rev_slider alias=»pescadores-1-1″]