EL ABUELO FUEGO

comunidades purépechas, michoacán, mexico

Habíamos caminado más de 70 kilómetros en dos días desde  “Naranxa” rumbo a “Cuanajo” en Michoacán, pasando por más de 10 comunidades del pueblo “Purépecha”. Cruzamos cerros y veredas para despedir al fuego viejo, orando y agradeciendo por la vida a la madre tierra, a los dioses del sol, del agua y del viento, los caminos andados eran los de nuestros antepasados honrando sus pasos, cuidando la llama, purificando el aire con el humo del copal. Yo no hablaba mucho, prefería escuchar y aprender de ellos. Todos los cantos eran para el “abuelo fuego”. Esa última noche mi cuerpo no podía más y decidí quedarme a descansar en una pequeña posada en “Erongarícuaro” para retomar al siguiente día la caminata, era tanto mi cansancio que al acostarme me pregunté “¿Y qué es lo que yo hago aquí?”. Caí profundamente dormido. A la mitad de la madrugada recibí una visita, fue tan real que aún no logro distinguir si fue un sueño o no: Odilón volvió y se sentó a mi lado, era su mismo olor y la misma barba que raspaba, le pude decir cuánto lo extrañaba, desde que tenía 13 años no había tenido una conversación tan linda con él.

Caminata del Fuego Purépecha. Michoacán, 2019.

Todd Clouser – guitarra/effectos
Billy Martin – percusiones

[rev_slider alias=»nanamago-1″]