nana mago

Michoacán, 2017.

Era el segundo día de la caminata, después de la ceremonia del agua, Nana Mago escuchaba el corazón de su compañera a través de su mano: su hija llevaba muchos años con una enfermedad rara y eso la tenía bajo la tristeza desde hace mucho tiempo. Días después, cuando le mostré la foto a Nana Mago, la revisó detenidamente, detalle a detalle, desde el cabello hasta el humo del copal, al terminar sólo dijo cómo hablando con ella misma: ahí está, el espíritu de su hija, buscando cómo regresar.

Caminata del Fuego Purépecha. Michoacán, 2017.

[rev_slider alias=»san-gregorio-1″]